miércoles, 15 de marzo de 2017

¿POR QUÉ ECOLÓGICO?


¿Por qué consumir ecológico?


La propia salud, la preservación del medio ambiente, la protección de los animales y de la naturaleza y el sabor son algunos de los motivos para consumir productos ecológicos.
Los productos ecológicos están libres de residuos procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes. En definitiva, son saludables.

Los alimentos ecológicos son cultivados respetando los ritmos naturales y no contienen aditivos de síntesis. Son productos de temporada
  
 En la agricultura convencional habitualmente se utilizan pesticidas químicos que provocan que residuos de estos pesticidas aparezcan en los alimentos que ingerimos, perjudicando nuestra salud, así como la del trabajador agrícola y el daño medio ambiental que conlleva en la naturaleza.

En la agricultura ecológica no se autorizan los organismos genéticamente modificados (OGM), que pueden tener consecuencias negativas para el medio ambiente y de la propia especie cultivada. La agricultura ecológica quiere conservar e impulsar la variedad genética de las especies y la riqueza de los paisajes.

En la ganadería ecológica está prohibido el uso de antibióticos por los posibles efectos en la salud humana. Los animales se cuidan de forma preventiva, evitando el uso de antibióticos, tranquilizantes u hormonas.

Una de las máximas de los productos ecológicos es respetar el medio ambiente. La agricultura ecológica produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero y ayuda al ahorro energético. Además preserva las semillas para el futuro, impidiendo así la desaparición de algunas variedades.

Los productos ecológicos, debido a los controles a los que están sometidos, tienen máximos niveles de calidad. Las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. están sujetos a control por empresas de control y certificación ecológica.

En cuanto a la ganadería ecológica, se intenta evitar el estrés de los animales y potenciar el crecimiento en semi libertad, lo que permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas. Los animales no son manipulados para lograr mayor producción y su alimentación está basada en pastos naturales,  leche de la madre y piensos y forrajes ecológicos. En definitiva, se respeta el bienestar animal.
La agricultura ecológica respeta el equilibrio de la naturaleza contribuyendo a la preservación del ecosistema y al desarrollo rural sostenible. ¿Cómo?: fertiliza la tierra y frena la desertización, potencia la fertilidad natural de los suelos y la capacidad productiva del sistema agrario, recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo, respeta los ciclos naturales de los cultivos, no contamina los acuíferos, mantiene los hábitats de los animales silvestres; en definitiva, favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico utilizando de forma optima los recursos naturales.

Los productos ecológicos recuperan los gustos originales, debido a que sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, consiguiendo así que nuestras frutas y verduras sean más sanas y recuperen su sabor tradicional.


Síguenos en facebook y conoce más sobre nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario